setGenerator(''); ?>
Rbla. Catalunya 36, ppal.
08007 Barcelona

Tel. (34) 934 882 788
Fax. (34) 934 880 740
Unas cuentas sin superávit para los abogados madrileños
Écrit par Bufet Jordi Domingo   
Jeudi, 21 Mars 2013 11:06
Il n'y a pas de traductions disponibles

La nueva junta de gobierno del Colegio de Abogados de Madrid, liderada por Sonta Gumpert, presenta hoy a los abogados madrileños la que será su política financiera al frente de la institución. Ésta se caracterizará por poner fin al superávit que marcó la gestión del equipo directivo anterior, según se desprende del proyecto que la decana propondrá a los colegiados.

Ya en el documento provisional , Gumpert reconoce (pie, al comenzar a elaborarse los presupueste» antes de las elecciones, no son exactamente los que le hubiera gustado presentar, a pesar de que haya tenido dos meses desde que accedió al cargo. 

El presupuesto del Icam para200que se presenta hoy contempla unos ingresos y gastos previstos de 79,5 millones de euros, incluyendo las subvenciones y el coste por cubrir el servido del tumo de oficia Aunque la nueva junta sólo ha incrementado los gastos un 1%, es decir, en alrededor de 500.000 euros respecto a 2012, la previsión que se maneja es una caída de los ingresos del 4%, en algo más de tres millones de euros, acabando así con el superávit de años anteriores. En 2012, fue de 3,6 millones de euros. 

El presupuesto contempla gastar tanto como se ingresa, es decir, no llega a entrar en déficit, aunque cualquier imprevisto podría dar un vuelco a la situación financiera de la institución. Los menores ingresos recogidos para este año se deben fundamentalmente a la menor previsión de cuotas de incorporación al Colegio, una vez finalizados los efectos de la entrada en vigor de la ley de acceso a la abogada. 

Sin embargo, si se confirmara el borrador que se conoce hasta el momento del proyecto de la Ley de Servicios Profesionales, que apunta que la colegiación será sólo obligatoria para ejercer ante los tribunales, la gran mayoría de los miembros no ejercientes y los que ejerzan fuera de los juzgados podrían darse de baja del Icam, con lo que la pérdida de ingresos por la vía de las cuotas podría ser aún mayor de lo previsto. Con este escenario sobre la mesa, Madrid, a diferencia de otros colegios, como el de Cartagena, no ha rebajado las cuotas a sus miembros a pesar de la crisis.

Equilibrio presupuestario

Otro aspecto que podría poner en peligro el equilibrio del presupuesto presentado por Gumpert es una herencia que recibe del equipo anterior. Emst & Young reconoce una salvedad en su auditoria del ejercicio 2012, en la que asegura que el Icam debería provisional’ alrededor de dos millones de euros en sus cuentas por la prestación del servicio médico. 

 

Aun así, esto no justifica la ausencia de superávit en los presupuestos de 2013, donde se han incrementado los gastos de algunas partidas. Uno de los aspectos que más llama la atención es un aumento del 5% de los costes de personal, justo en un período de crisis económica y después efe que uno de los objetivos de la nueva decana fuera una gestión austera, controlando el gasto. 

Fuentes cercanas al Icam confirman que ya se ha contratado a alguna persona de la confianza de la decana, próxima a su candidatura, mientras que se han mantenido todos los caicos directivos heredados de la etapa del anterior y la plantilla de la institución, que asciende a cerca de 200 trabajadores. 

Otro problema que tendrá que defender hoy Sonia Gumpert ante los colegiadas es la entrada en déficit del servicio médico, una de las partidas que más recursos consume al colegio y que este año entrará en pérdidas, con unos números rojos de más de 600.000 euros. 

Aunque los ingresos se incrementan casi en 400.000 euros, gracias a un aumento del 5% de la cuota (pie pagan los colegiados por este servido, los gastos previstos se disparan en más de un millón respecto a 2012, lo que hace que el servido entre en déficit, frente a un superávit de 173.000 euros el año pasado. Según figura en la propuesta, alrededor de 43.000 usuarios forman el censo del sistema médico actual, que todavía está pendiente de si se convertirá o no en una mutua.

Via: www.expansion.com // C. García-León, S. Sáinz