setGenerator(''); ?>
Rbla. Catalunya 36, ppal.
08007 Barcelona

Tel. (34) 934 882 788
Fax. (34) 934 880 740
Más de 300 jueces firman contra la reforma del CGPJ de Gallardón
Écrit par Bufet Jordi Domingo   
Jeudi, 09 Mai 2013 16:27
Il n'y a pas de traductions disponibles

La reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que impulsa el ministro Gallardón, actualmente en trámite parlamentario, está levantando ampollas. Sin ir más lejos, más de 350 jueces han firmado un manifiesto donde no dejan lugar a dudas: la reforma que propone el Gobierno “supone un ataque a la independencia judicial y al principio de división de poderes”.
Algo, alega el documento, que “resulta especialmente preocupante en un momento en el que se encuentran imputados por asuntos de corrupción centenares de cargos públicos” donde resulta aún más necesario “que se respete la actuación de una judicatura independiente”.
 
Lamenta que, sin embargo, el Gobierno ha impulsado un proyecto de ley que “arrebata importantes competencias” al CGPJ, y supondrá una “subordinación del Poder Judicial al poder político”. En su opinión, “la reforma debilitará aún más las funciones de la Administración de Justicia y vaciará de contenido las competencias del órgano de gobierno de la judicatura”.
 
Un Pacto sobre Justicia Además, califica de “especialmente grave” que la reforma “se haya impulsado “de manera unilateral, de forma precipitada, sin ningún diálogo real y con la  oposición de todos los sectores de la Administración de Justicia”. Y reclaman al Gobierno y a todos los poderes públicos un “Pacto sobre Justicia que garantice, de una vez por todas, la independencia judicial y la efectiva división de poderes”.
 
El texto ha sido impulsado desde Jueces para la Democracia, pero está siendo firmado por magistrados de distintas asociaciones y no asociados. La intención de los promotores del manifiesto es implicar también en el apoyo a dicho manifiesto a otros sectores jurídicos, a personalidades académicas del mundo universitario y al conjunto de la sociedad.
Via: www.eleconomista.es // Teresa Blanco